Cazadores

Ocultar texto + info

Johnny, 57, y sus dos hijos Keith, 38, y Kevin, 34, llevan años saliendo a cazar ciervos juntos. “Esto es lo que realmente disfrutamos: el aire libre,” explica Johnny. El primer día de la temporada de caza, los tres van a un terreno de un familiar en Ashland, Missouri. Cada uno se coloca en puestos separados, al menos a un cuarto de milla de distancia. “Intentamos estar seguros, de no dispararnos a nosotros mismos,” dice Johnny.

Keith es el único con suerte el primer día, cazando un joven venado luego de tres horas de espera. Más tarde, en su casa, procesan el ciervo con herramientas especiales para cortar carne. Los nietos de Johnny se unen. Gavin, 7, el menor, “es un personaje,” según su abuelo. “Probablemente es mi favorito. Es muy activo, como un monito.”

La familia refrigera la carne y la come en el transcurso de las próximas semanas.

Ashland, Missouri. 2011.

Para leer más sobre mi experiencia documentando esta historia, lee el blog.