Salvador y Luisa

Ocultar texto + info

– “¡Luisaaa!” se oye a Salvador gritar desde la habitación.

– “¡Elige tú la ropa!” le responde Luisa.

“A él le gusta que le saque la ropa y se la ponga ahí” explica Luisa. Se están preparando para ir a bailar son en las Ruinas de San Francisco. Luisa, que conoce bien a su esposo de hace 50 años, no deja pasar ni diez minutos sin ir a hacia él preocupada. “Deja ver qué fue lo que se puso, no vaya a salir como un payaso!” dice.

En los años 50, cuando Luisa era profesora en Güaley conoció a Salvador, un militar que iba a visitar a su madrina en la casa del frente de la escuela. Dicen que fue amor a primera vista. Era un hombre “muy elegante,” cuenta Luisa, “muy llamativo con esas cejas. Las mujeres se volvían locas”. Por igual, al conocer a Luisa, la mamá de Salvador aseguró, “Esa va a ser la esposa de mi hijo”. Y así fue. Salvador, quien ya tenía una hija, al casarse con Luisa tuvo siete hijos más.

Hoy, ambos retirados, viven en la Zona Colonial y se les ve cada domingo bailando acaramelados frente a las Ruinas de San Francisco al compás de la música del Grupo Bonyé.

Santo Domingo, RD. 2010.

* Salvador murió en agosto de 2015.